Sesiones de ciclo indoor: guía para sacarle el maximo partido a tus clases

ciclo indoor

Las actividades en grupo son una de las partes más populares dentro de un gimnasio. Así se puede hacer deporte, perder peso y ganar definición mientras se disfruta en compañía de los demás. Para celebrar el día mundial de la bicicleta el 19 de abril, qué mejor que hablar de las sesiones de ciclo indoor.

El ciclismo indoor, o como se conoce popularmente spinning, es una actividad física colectiva que se realiza sobre una bicicleta especialmente diseñada para tal efecto (no es igual que la bici estática), en la que se efectúa un trabajo predominantemente cardiovascular.

El ciclismo indoor tiene todas las ventajas de salir a pedalear con la bicicleta por la ciudad y se libra de los inconvenientes del tráfico, de la contaminación o del mal estado de la carretera. Además, hacer ejercicio en compañía suele ser más motivador y entretenido que hacerlo solo.

Debido a su gran éxito y popularidad entre los asistentes a los gimnasios, aplicaciones como IsMyGym resultan muy útiles para poder reservar tu propia bici y asegurarte que vas a tener una antes de salir de casa.

Antes hacíamos referencia al nombre más conocido por el que se conoce el ciclismo indoor, spinning, pero esto realmente es una marca registrada de un modelo de entrenamiento, que tiene unas características predefinidas y por el que hay que pagar un canon si quieres tenerlo en tu gimnasio. Tener otro método no es bueno ni malo, simplemente diferente.

ciclo indoor

Empezar por una buena posición

Lo primero a la hora de empezar con las sesiones de ciclo indoor es tener una correcta posición, para así evitar lesiones posteriores en la parte baja de la espalda y las rodillas. Por eso el sillín debe estar colocado a la altura correcta para cada uno, de forma que la rodilla quede en la misma línea vertical que el tercio anterior del pie (la parte de los dedos).

Una buena posición para el manillar es a la misma altura del sillín, aunque para los menos experimentados se suele recomendar un poco más alto para reducir la incomodidad en la espalda en las primeras sesiones.

Las sesiones de ciclo indoor se componen de varias fases de diferentes niveles de exigencia que hay que combinar de forma adecuada para no caer en la extenuación ni aburrir por falta de ritmo.

Complementar con música y comunicación

Todo esto debe combinarse con una buena lista de reproducción de música que siga el ritmo de la clase. Ya se sabe que nunca llueve a gusto de todos y que seguramente no a todo el mundo le vaya a gustar las canciones que escojas, tan sólo procura que no sea nada demasiado estruendoso, al fin y al cabo, sólo es una forma de acompañar al ejercicio.

La comunicación con los asistentes también es una parte muy importante. Claro que ellos han venido para hacer ejercicio, pero un instructor simpático y que consiga motivarles puede ser lo que les haga quedarse y ser asiduos a la clase.

Por esto hay que conocer bien a los alumnos y estar pendiente de su rendimiento en clase (el ritmo cardiaco es una muy buena forma de que cada uno se controle). Algunos necesitarán que los tranquilices y recordarles que lo importante es seguir el ritmo dentro de sus capacidades, mientras que a otros sí que se les puede exigir más. Lo bueno de este tipo de actividad es que es para todos los públicos y no hace falta tener una forma física excelente.

El ejercicio en bicicleta tiene muchos beneficios para el cuerpo: pone en marcha el sistema cardiovascular, mejora el tono muscular, reduce el estrés, aumenta la capacidad pulmonar, etcétera. Todo esto, aderezado con un instructor que saque lo mejor de los asistentes, hace que las sesiones de ciclo indoor sean perfectas para ponerse en forma, sin grandes riesgos de lesiones.

Azahara Benito Carrillo

This entry has 0 replies

Comments open

Leave a reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>